La importancia de analizar la cadena de suministros. El eslabón financiero.

Alejandro Gorayeb Fuentes

Doctor en Ciencias Logísticas y Supply Chain, Magíster en Administración de Empresas mención Finanzas, Magíster en Administración Logística Estratégica, Magíster en Planificación y Gestión Estratégica, Ingeniero Comercial, Ingeniero de Ejecución en Administración de Empresas, Técnico Universitario en Administración de Empresas. Es además, Director de la Revista Científica de Logística y Gestión de Riesgos LOGER, Director del Instituto Logístico Centro de Capacitación y propietario de A&M Logistic Ltda.


La cadena de suministros es un eslabonamiento de funciones inherentes a la logística, que presenta un flujo de doble dirección, desde la empresa productora hacia el cliente final y viceversa; también desde la misma empresa hacia sus proveedores.

Estos flujos consideran tanto el movimiento físico de bienes y/o servicios, así como flujo de información y flujo de pagos.

Pero la cadena de suministros es más que eso, esta incluye los procesos funcionales de la organización, los cuales deben estar alineados con los objetivos organizacionales en forma holística y no por silos estancos.


Al hablar de silos, es precisamente dónde me refiero a que los gerentes de área deben tener una visión integradora de su función con respecto otras funciones organizacionales, de tal forma, de entender plenamente su rol en la organización y contribuir a que otras funciones desarrollen sus tareas en beneficio del cliente. Por tanto, la elaboración de diferentes KPIs, deben ser consistentes entre cada función para asegurar los indicadores organizacionales y por supuesto, los del cliente.


“Los gerentes deben tener una visión integradora”

Es así entonces que la adecuada integración entre las funciones de marketing, producción, adquisiciones, finanzas, transporte, almacenamiento, I+D, entre otras, deben estar plenamente eslabonadas para permitir el flujo de productos y servicios internos que determinen finalmente la forma en que estas actividades contribuirán a la satisfacción de las necesidades de los clientes, en tanto, que cada cliente exige niveles de servicio disímiles.

La orientación al cliente es clave, no obstante, que esta orientación debe estar segmentada por tipo de cliente, por cuanto cada uno de ellos, elaborará sus propios satisfactores que determinarán como la empresa empleará sus activos en el logro de estos satisfactores. En otras palabras, la organización mientras más diferenciada sea, es mejor para la permanencia en el mercado.

“La adecuada gestión financiera permite controlar el flujo de caja, rotación de activos…”



La adecuada gestión financiera que debe hacer el responsable de la cadena de suministros, le permitirá controlar el flujo de caja, la rotación de activos, el apalancamiento, las cuentas por cobrar y cuentas por pagar, en términos que el equilibrio financiero redundará en obtener mejores condiciones productivas que permitirán la orientación de la organización hacia el cliente final.

Desde el punto de vista de los activos, la innovación en los procesos financieros permitirá optimizar y obtener el máximo rendimiento de los activos tangibles y no tangibles en beneficio de la organización y por supuesto, para satisfacer las necesidades de los clientes.

La administración de los equipos de trabajo, desde el punto de vista financiero, implica establecer políticas de incentivos, invertir en capacitaciones y aumento de competencias, en conciliar la vida laboral y familiar desde el punto de vista de la corresponsabilidad, de tal forma, de cohesionar el equipo de trabajo en función de la organización, por tanto, en el cliente.

“La idea es innnovar y modificar siempre”


La idea es innovar y modificar siempre, lo que implica cambiar sustancialmente los procesos productivos como de servicios, vinculado esto al canal de distribución con sus respectivos flujos, donde la estructura financiera otorgará el respaldo necesario y de alto nivel, para que sean estas innovaciones las que satisfagan al cliente, lo fidelicen y la empresa se mantenga a la vanguardia en el mercado.

“Estas innovaciones satisfagan al cliente y lo fidelicen”


Lo anterior, puede verse reflejado en los estados financieros, a través, de indicadores como el Return of Assets (ROA) que nos indica que por cada peso disponible en activos totales (circulante, fijo y otros) la capacidad de generar  beneficios o utilidades netas, por tanto, indica que tan eficiente es la organización en mantener el equilibrio en la rotación de esas cuentas de activo para transformarse en liquidez financiera y, por tanto, generar beneficios o, el Return of Investment (ROI) que indica la cantidad de beneficios o utilidades que somos capaces de generar una vez deducidos los costos de explotación, por tanto, la organización gestiona adecuadamente las fuentes de aprovisionamiento, la calidad de las materias primas, en cuanto a la satisfacción de los requerimientos operacionales de los clientes, como de los costos de adquisición.  Otros indicadores nos pueden indicar que tan eficientes somos en la gestión de la deuda para generar beneficios y, por tanto, reflejan como nos relacionamos con nuestros proveedores, los acreedores y las políticas que la organización tiene con ellos.

El aprovechamiento de los pronósticos de venta, los procesos productivos óptimos, la reducción de desperdicios y la gestión de riesgos financieros, entre los que se destacan por ejemplo, el mal uso de los presupuestos de caja, la iliquidez, el mal uso de la deuda, poca rentabilidad del capital, mala gestión de cuentas por cobrar, abuso en la gestión de cuentas por pagar y sobre stock, permitirá que la organización se adecue, con innovación, a los múltiples y cambiantes escenarios del mercado, los cuales se ven influenciados no solo por los requerimientos y deseos de los clientes, sino por factor externos como los factores sociales, geográficos, legales entre otros, situaciones que condicionan las operaciones de la empresa.

En relación a los riesgos financieros, se incluyen aquellos que dicen relación con el mal uso intencionado por parte de los miembros de la organización para actividades fraudulentas, financiamiento de actividades del terrorismo, delitos tributarios o lavado de dinero, entre otros.

“El mal uso intencionado para actividades fraudulentas y delitos tributarios”


En conclusión, es necesario profundizar en el conocimiento de la cadena de suministros y de cómo se puede gestionar adecuadamente para obtener beneficios económicos, satisfacer al cliente y que la organización permanezca en el mercado, esto a través de la gestión financiera, que es la razón de este artículo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *